Be informed on our blog

Check the latest blog entries to be aware of our news.

Jardín de San Juan de Dios

Este es uno de los jardines de mayor tradición en la capital, recién reestructurado. Cuenta con una Iglesia del mismo nombre, que llegó a ser considerada como una de las mejores y más costosas de la ciudad. Fue construida por los Juaninos, quienes además sostuvieron el anexo al hospital, actualmente desaparecido. Su fachada es muy sencilla y en su interior se puede admirar un mural del artista Fernando Leal, quien también es autor de los murales de la antigua Estación del Ferrocarril y de los de mosaico del Teatro de la Paz.

Jardín de San Francisco

EI nombre oficial del jardín es “Guerrero”, se le conoce popularmente como San Francisco ya que la imponente iglesia del mismo nombre, ocupa la parte central del jardín. De fachada de estilo barroco, en su interior aún conserva varias pinturas y esculturas de carácter religioso de excelente calidad. La sacristía, que data del siglo XVIII, es uno de los sitios más valiosos de la ciudad, tanto por su arquitectura, como por las obras pictóricas, escultóricas y de mobiliario.

Plaza de Aranzazú

Tiene una gran arcada en donde antaño, se instalaron las caballerizas y los almacenes del convento; es el lugar ideal para observar el hermoso ventanal perteneciente a la Capilla. Ahí se localiza el Museo Regional Potosino, que ocupa parte del edificio que fuera convento de San Francisco. Exhibe una importante colección de Arqueología Potosina y pinturas del Virreinato. En su interior se localiza la hermosa Capilla de Aranzazú de estilo barroco, única en su género por encontrarse en la planta alta.

Teatro de la Paz

Edificio neoclásico, construido a finales del siglo pasado, ostenta un frontón neoclásico. Considerado como uno de los más suntuosos teatros de México, fue restaurado en 1949. Es uno de los principales centros culturales de la ciudad, su amplia sala tiene cupo para 1315 espectadores. En el interior se encuentran varios murales en mosaico, obra de Fernando Leal. Anexas están las salas Flavio F. Carlos para conciertos y la German Gedovius para exposiciones.

Templo del Carmen

Esplendido monumento del barroco estípite, orgullo de la ciudad. La primera piedra se colocó en 1749 y fue terminado en 1764. Es notable el trabajo del labrado de su fachada y de la portada Josefina, la cual se encuentra en el costado norte. En el interior se pueden admirar magníficos retablos sobredorados en piedra, destaca sobre el crucero izquierdo, llamado de la madre de Dios y de los siete Príncipes, que da entrada al camerín de la Virgen, suntuoso altar de madera dorada. EI neoclásico altar es obra de Francisco Eduardo Tres Guerras. En la sacristía se conservan las pinturas de Francisco A. Vallejo.

Plaza del Carmen

Es uno de los lugares más tradicionales de la ciudad, ahí se puede disfrutar de mimos, payasos y músicos. También es escenario de distintos eventos artísticos y culturales, sobre todo durante las festividades de Semana Santa; cuando se convierte en punta de inicio y termino de la Procesión del Silencio.

Edificio Ipiña

En uno de los costados de la Plaza de Fundadores, se encuentra una de las construcciones más distinguidas de la ciudad, el edificio Ipiña, construcción inspirada en los inmuebles de la Rue Rivolí de París. EI edificio se construyó entre 1906 y 1912, fue diseñado para actividades comerciales, de vivienda y negocios. Es de estilo neoclásico y presenta en su primer nivel un portal creado por arcos de medio punta con columnas de base cuadrada.